Circular 3

Santiago, 23 de junio 2017

“Respektvolle Kommunikation ist lernbar. La comunicación respetuosa se aprende.”


Ci
rcular 3 / 2017

Muy estimados padres,
queridas alumnas y queridos alumnos,
estimadas y estimados colegas,
queridas amigas y queridos amigos del CSS en Chile y el extranjero,

Una y otra vez la vida me sorprende con situaciones encontradas, también en la comunicación.
Un dicho del sur de Alemania, que hace poco he vuelto a escuchar, dice: «Ned gschompfa isch globt gnuag!» (en castellano: “Si no hay queja, ¡ya es suficiente alabanza!”). Con esta actitud frente a la vida uno puede dejar las alabanzas (¿para otra oportunidad?), pero no hay, o solo a veces, un feedback positivo al prójimo. Es realmente triste, porque nosotros, los seres humanos, tenemos en común, el gusto de ser alabados. En contraposición podemos notar en la mayoría de los padres, instintivamente, – sobre todo cuando los niños son chicos – como alaban a sus retoños, incluso cuando el resultado obtenido por su descendencia (aún) no es tan destacado. “¡Ya caminas como grande!” (el niño acaba de dar medio paso y se cae),“¡qué lindo dibujas!” (la obra ni con mucha fantasía puede ser entendida por un ciudadano promedio y a lo más podría interpretarse como arte moderno). “¡Ahora ya eres capaz de comer solo!“ (sí, con las manos y quedando con la cara sucia; más tarde hay que volver a pintar el comedor). Los padres justamente saben, que el halago no sólo motiva, sino que también fomenta un comportamiento positivo.
De la comunicación no verbal se puede comentar algo similar. Hay gente que a menudo mira el mundo con mala cara y hasta parece disfrutar mostrar su disgusto, resentimiento, mal humor y antipatía. Por otro lado tenemos innumerables proverbios que nos dicen que deberíamos sonreír más, incluso para nuestro propio bien. Una sabiduría india dice: “La sonrisa que regalas vuelve a ti en forma de felicidad.” También es bonita la frase del Abate Pierre, un sacerdote francés: “Una sonrisa cuesta menos que la electricidad e ilumina mucho más.” Madre Teresa pensaba: “Nunca vamos a saber todo lo bueno que una simple sonrisa puede llegar a hacer.” Es cierto: Si al final del día se ha sonreído por lo menos a diez personas, uno se siente de todas maneras mejor.
La comunicación respetuosa se aprende, dice nuestro lema de este año. En las próximas semanas volveré a sentirme alumna en el CSS y tanto en el Colegio como en mi tiempo libre, me recordaré una y otra vez, de elogiar y sonreír más al prójimo. Me alegra imaginar que nosotros como comunidad podemos practicar este doble ejercicio – sonreír y alabar – y llegar a ser aún más felices.
Hoy termino así: En este ya casi medio 2017 recorrido, ustedes han dado todo lo mejor de sí mismos. ¡Lo han hecho estupendo! Entonces, para las inminentes vacaciones, les deseo sonrientemente: ¡Que les vaya bien!

 

Claudia Engeler
Directora

Leer Circular completa Aquí

NUESTROS ALIADOS