Circular 1

Santiago, 20 de febrero 2017

 

“Respektvolle Kommunikation ist lernbar. La comunicación respetuosa se aprende.”

 

Circular 1 / 2017

Muy estimados padres,
queridas alumnas y queridos alumnos,
estimadas y estimados colegas,
queridas amigas y queridos amigos del CSS en Chile y el extranjero,

¡Bienvenidos al año escolar 2017! Espero que se hayan recuperado durante el verano y hayan vuelto de vacaciones llenos de energía.

”La comunicación respetuosa se aprende“, dice nuestro lema 2017. En complemento elegimos diez fra­ses que promueven una comunidad positiva. Ustedes las encuentran en el acceso principal del Colegio o en la agenda de nuestros alumnos, porque este año el profesorado y la dirección queremos poner acento en el tema. Para que la comunicación respetuosa funcione, es necesario el trabajo en con­junto de todos los involucrados.

La comunicación puede ser divertida, entretenida, volverse difícil o romperse. A veces se quisiera hasta omitirla para esquivar dificultades. Pero ya lo dijo Paul Watzlawick (psicólogo austríaco, 1921 – 2007): “No podemos no comunicar.” Recientemente al hojear su libro “El arte de amargarse la vida”, me topé con la “historia del martillo”, que describe las consecuencias de no poner atención en nuestra tercera frase: “Ve lo positivo en tu interlocutor”.

Un hombre quiere colgar un cuadro. El clavo ya lo tiene, pero le falta un martillo. El vecino tiene uno. Así, pues, nuestro hombre decide pedir al vecino que le preste el martillo. Pero le asalta una duda: ¿Qué? ¿Y si no quiere prestármelo? Ahora recuerdo que ayer me saludó algo distraído. Quizás tenía prisa. Pero quizás la prisa no era más que un pretexto, y el hombre abriga algo contra mí. ¿Qué puede ser? Yo no le he hecho nada; algo se habrá metido en la cabeza. Si alguien me pidiese prestada alguna herramienta, yo se la dejaría enseguida. ¿Por qué no ha de hacerlo él también? ¿Cómo puede uno negarse a hacer un favor tan sencillo a otro? Tipos como éste le amargan a uno la vida. Y luego todavía se imagina que dependo de él. Sólo porque tiene un martillo. Esto ya es el colmo. Así nuestro hombre sale precipitado a casa del vecino, toca el timbre, se abre la puerta y, antes de que el vecino tenga tiempo de decir: «buenos días», nuestro hombre le grita furioso: «¡Quédese usted con su martillo, so penco!

La comunicación respetuosa no es fácil de aplicar, sobre todo en el afán del diario vivir, cuando estamos cansados, nos rondan los problemas y nos sentimos estresados. A pesar de esto o justamente ahí, es cuando vale la pena acordarse de nuestro lema. El “todos juntos” se configura entonces en forma más constructiva y alegre, lo que nos sirve a todos y ayuda a seguir adelante.

¡Deseo a todos un año escolar armónico, alegre, sano y exitoso!

 

Claudia Engeler
Directora

 

Leer Circular completa Aquí

NUESTROS ALIADOS